Un sistema ERP (Enterprise Resource Planning) es un programa que se encarga de controlar distintas operaciones internas de una empresa, las cuales pueden ir desde la producción, distribución, hasta los recursos humanos. El simple hecho de que un solo sistema pueda hacerse cargo de todo esto brinda a la empresa una especie de seguridad de que las tareas relacionadas con estos departamentos serán llevadas a cabo de forma correcta.

Por este motivo es que un sistema erp representa una gran inversión para una empresa, sin embargo a pesar de que el costo puede ser bastante elevado, la realidad es que la inversión se recupera fácilmente, pues ha sido comprobado que la mayoría de las empresas que cuentan con un sistema ERP logran aumentar su productividad. Además de esto existen otras diferencias entre empresas que cuentan con sistema erp y las que no, a continuación hablaremos un poco sobre ellas. 

Lo primero que debes saber es que a pesar de lo que se piensa, un sistema ERP resulta útil para casi cualquier tipo de negocio, no solamente para las grandes empresas y eso es algo que no muchas personas tienen claro, pues llegan a pensar que este tipo de sistemas únicamente pueden ser de utilidad para grandes compañías, cuando en realidad tienen una gran capacidad de adaptación para casi cualquier negocio. Sin embargo si es una realidad que este sistema es sumamente indispensable en aquellas empresas que se dedican a la fabricación, distribución, al comercio y constructoras, pues por el tipo de procesos que manejan, la ayuda que ofrece un sistema ERP es de bastante utilidad. 

Automatización del negocio 

Una de las principales diferencias entre un negocio con sistema erp y uno que no, es que el que cuenta con el obtiene automáticamente una automatización del negocio. ¿Esto qué significa? Bueno, pues cuando un negocio empieza es muy sencillo medir el rendimiento, sin embargo a medida que esta va creciendo esto se vuelve muy complicado y no es una tarea que se pueda dejar de lado, pues medir el rendimiento es indispensable para saber en qué se tiene que trabajar, cómo van las ventas y las ganancias, así como otras métricas.

Por medio de un sistema erp todos los empleados pueden acceder a los datos compartidos sin tener que llevar a cabo registros manuales, esto da la oportunidad de que se realicen informes sincronizados en base a las métricas de interés del momento y esto a su vez ayudará a la toma de decisiones, para que estas puedan tomarse con mayor rapidez y seguridad. 

Unificación de los procesos de la empresa

Uno de los principales motivos por los cuales las empresas contratan un sistema ERP es porque en esta única plataforma pueden integrar todas las funciones de la empresa, lo cual le brinda la oportunidad a los empleados de tener acceso a absolutamente todo en un tiempo mucho menor. Pues una empresa que no cuenta con un sistema ERP lo que hace es almacenar todos sus datos en diversos lugares y sistemas, esto lo único que provoca es que sus procesos y toma de decisiones sea mucho más lento y esto puede entorpecer la producción. Por este motivo una empresa que cuenta con un ERP tiene una producción más alta que una que no.