Una franquicia se define como un sistema de venta de productos de una firma comercial en una tienda de otro propietario bajo ciertas condiciones económicas, es decir, es aquella forma de vender productos en donde una marca conocida acepta ofrecer aquello que expende en una tienda cuyo dueño es otra persona, a cambio de que este último perciba una parte de las ganancias.

Este es uno de los métodos más eficientes y rentables para obtener dinero sin la necesidad de obtener todos los permisos requeridos para poner una tienda, es por esto que hoy te vamos a mostrar cómo la inversión de franquicias es tan viable.

¿Cómo se crean las franquicias?

Una franquicia, en sí, además del sistema de venta de productos, es una forma de englobar a aquellas marcas que tienen sedes en donde realizan el expendio de los bienes o servicios que ofertan alrededor de una ciudad o el mundo, por ejemplo, las tiendas de comidas rápidas o ropa que se han expandido por una buena cantidad de territorios, se les puede denominar franquicias.

A la hora de crearlas, la marca original debe mencionar explícitamente que su negocio es una franquicia ante las entidades estatales competentes del país de origen y destino de su compañía, de este modo, se ratifica legalmente la existencia de este tipo de negocios.

Además, para crear una franquicia se requiere también la existencia de un local en específico que tenga todas las adecuaciones para poder funcionar como una sede de la marca, de este modo, el producto comprado es siempre el mismo sin importar el sector en donde se haga. 

El desarrollo de franquicias implica la creación de manuales, estándares y demás aspectos estructurales que garanticen el concepto mismo de que el producto sea igual sin importar si se compra en una ciudad u otra, además de un contrato de franquicia entre el propietario del local y la marca.

¿Por qué comprar franquicias es una buena inversión?

Cuando se compran franquicias se realiza una inversión especialmente fiable, ya que, a diferencia de poner un negocio propio, no es necesario darse a conocer desde cero, pues la marca a la cual se le adquiere un local en este sistema de venta de productos ya es lo suficientemente conocida y puede atraer clientes con la sola presencia de una sede en una ciudad determinada, más aún si es la primera que está en estos sitios.

De este modo, basta con tener capital suficiente para adecuar un local para poner una franquicia para percibir una parte de las ganancias que genere la venta de los productos, de este modo, se gasta poco si se compara con los ingresos a largo plazo. 

Este mecanismo ha sido tan eficiente en países como México, que es uno de los países latinoamericanos con más franquicias, que firmas de arquitectos contratan profesionales para diseñar franquicias a fin de vendérselas a marcas conocidas a nivel internacional con el fin de obtener ganancias de un modo más sencillo.